Alguien que conozco un poco.

Nunca me he sentido a gusto con el nombre que mis padres decidieron darme, simplemente no me identifico con el, no me siento tan el y pierdo mi muchosidad con el. Quería no hacer una descripción de mi, pero si voy a escribir sobre todo lo que pasa en mi extraña vida, creo que lo mas conveniente es que sepan lo mínimo o mucho. Es difícil hablar sobre uno mismo, ahora solo tengo la mente en blanco y bueno, empecemos. Soy alguien no muy normal. No me declaro ni homosexual, ni bisexual, ni heterosexual, ni sapiosexual, ni pentasexual, ni tetrasexual, ni tampoco salgo con el discurso de “Soy una persona a la que le gustan las personas”, simplemente no se que me gusta, es tan complicado el proceso de auto-conocerse, saber que amas y que odias. Pero más complicado que conocerse, es que tu familia tenga la mente más cerrada que la vagina de una monja y no coincidir en prácticamente nada. Aún así soy y trato de ser feliz. Puedo decirles que me gusta y amo, la música, el arte, la danza, el baile, la moda, la belleza y muchas cosas más. Soy superficial, a decir verdad bastante superficial, no me juzguen, porque a la persona que más juzgo es a mi mismo. Mi vida es una montaña rusa que desde hace unos meses parece carrusel. Entre a estudiar psicología hace dos semestres, puedo decir que me gusta, pero no me apasiona, lo mio siempre fue y sera la moda, pero bueno solo es un sueño más que entra al baúl de sueños por realizar, aún tengo la ilusión de que voy a estudiar y ser un gran diseñador de modas. Puedo decir que tengo un gran sentido del humor, bastante negro, pero humor al fin y a cabo, además tengo buena memoria para la cara de las personas, la ropa y los nombres. Yo creo en el amor, en ese amor que algún día llega y no se va, que pasa obstáculos, y que nunca muere. Que iluso ¿verdad?. Pues si señoras y señores me declaro culpable, soy muy iluso y soñador. De hecho me he imagino un millón de veces como serian mis encuentros con él/ella, pero despierto de esos momentos de dejar volar la imaginación, para ver el verdadero mundo. Disfruto de una buena conversación y cuando hablo de una buena conversación me refiero a una en la que el doble sentido, el sarcasmo y el sexo son lo principal. Mi vida sexual a tenido más aventuras que Indiana Jones y es que no le veo el problema a disfrutar del sexo, claro con protección y no con un aparecido que es la primer vez que ves, después de la tercera vez que lo ves ya es apto, así sabes que no es un asesino en serie o algo así. 

Y es que la vida es así, odiosa. Pero si la vida es una desgraciada se tu una perra desgraciada, al fin y a cabo siempre seras blanco de criticas.

0 notas